Basi Homme
2000, 2007
El segundo proyecto que desarrollamos para Armand Basi coincidió con unas colecciones de moda en que la marca se reposicionaba más cercana a la naturaleza. Hicimos una familia de piedras: Toni Arola escogió formas de río para la línea de mujer, y para la gama de hombre yo propuse un bloque cúbico de piedra redondeado por el mar. Pintamos la botella de mujer como si fuera un cristal erosionado por el agua, y la de hombre como la tinta china sólida, muy negra y muy mate.
Las cajas iniciales eran de plástico rígido traslúcido, con espumas que sujetaban las botellas y dejaban una abertura apaisada que insinuaba sus formas. Este año rediseñamos la caja de hombre, que reproduce la foto de una planta en otoño.

Premio Delta 2007